jueves

LAS POSADAS UNA TRADICIÓN MUY MEXICANA

México es un país rico en costumbres que nacen de la fusión de las culturas que le dieron origen: la indígena y la española. Por ello, la belleza y la magia de sus festividades tienen un toque muy especial.

Diciembre es un mes lleno de fiestas tradicionales en las que se respira ese espíritu navideño, una de ellas son las posadas. Estas nacieron de la necesidad que tenían los misioneros católicos por caracterizar a los naturales, mezclando costumbres y ritos indígenas con los españoles y cristianos.

Un poco de historia

Según el calendario azteca, los mexicas celebraban a mediados de diciembre el nacimiento de su dios Huizilopochtli, por lo cual los misioneros aprovecharon estas festividades para ir enseñando a los indios el misterio del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo y así reemplazar la tradición pagana por la cristiana.

Esta tradición se logró gracias al Fray Diego de Soria, prior del Convento de San Agustín de Acolman, quien obtuvo permiso del Papa Sixto V para celebrar en la Nueva España las Misas de Aguinaldo, que consistían en nueve misas en las cuales se concedía indulgencia plenaria a quienes cumplían con dicho novenario.

Estas misas se realizaban del 16 al 24 de diciembre, haciendo alusión cada una de ellas a los meses de embarazo de María, para terminar con la última en la víspera de la Navidad. Esta es la razón por la que en México se acostumbra más celebrar la cena del 24 que la comida del 25, como se hace en la mayoría de los países del mundo.

En un principio estas misas tenían lugar en el atrio de las iglesias, donde se iniciaba una procesión para acompañar las imágenes de José y María (hay quienes conservan aún esta tradición) recordando así el recorrido que ellos hicieron por Belén pidiendo posada.

Mientras unos cargaban el misterio, los demás feligreses cantaban llevando velas encendidas en sus manos para después pasar al rezo del Rosario y las letanías.

Para terminar la festividad con un toque de alegría, los fuegos artificiales y las piñatas formaban parte de esta tradición. Después acostumbraban cenar rico ponche caliente con buñuelos.

Poco a poco la tradición fue desapareciendo del atrio de las iglesias para introducirse en la intimidad de cada hogar, donde hasta la fecha se celebra las tradicionales Posadas Navideñas.

Esta costumbre ha perdurado a través de los años. Las personas le han dado un significado y un valor espiritual a estas festividades, por lo que cantar y encender una vela en señal de buena voluntad nunca debe faltar en una fiesta decembrina.

Otra tradición muy mexicana

Otra de las tradiciones que nunca faltan en las posadas es el de romper la piñata.

Los misioneros aprovecharon la tradición azteca de romper la piñata para enseñar a los indígenas principios cristianos.

Los catequistas de una forma alegórica comparaban la olla de barro que está dentro de la piñata con el mal que se encuentra dentro de los seres humanos y el cual no se puede ver porque está escondido entre muchos adornos.

Los siete picos de la piñata representan los siete pecados capitales: la soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza. Estos pecados se deben contrarrestar practicando las virtudes contrarias: humildad, generosidad, pobreza, paciencia, templanza, caridad y diligencia.

La persona que le pega a la piñata representa al creyente que con su fe, que es ciega (por lo que está vendado), y con la gracia y ayuda de Dios (por eso cuenta con un palo) le pega al mal hasta que lo destruye. Así, deja salir todas las gracias bendiciones, talentos y valores que Dios da a quienes creen en Él para luchar contra el mal.

Estas bondades están representadas por los dulces de la piñata como un regalo.

Una fiesta con mucho corazón

Hoy en día para muchos las cosas han cambiado. El ajetreo de la vida moderna y las complicaciones por los preparativos de las fiestas hacen que cada vez más se olvide el sentido real de las posadas e incluso de la Navidad.

Tanto el adviento y las posadas tiene un objetivo: prepararse para recibir a Jesús en el corazón de cada hogar.

No importa qué creencias se tenga, el amor, la esperanza en un mañana mejor y el deseo de paz pertenecen a todo ser humano.

Todas las tradiciones son muy hermosas y vale la pena vivirlas y gozarlas plenamente. Fiestas en las que sobra el alcohol y abunda la comida las hay durante todo el año. Las posadas navideñas son una oportunidad de convivir en familia y de reflexionar sobre la relación que se tiene con las demás personas.

La Navidad es una época de perdón, de buena voluntad y, sobre todo, un tiempo para demostrar a los seres queridos todo el amor que se siente por ellos.

A las posadas navideñas hay que ponerles mucho corazón, para que la convivencia y el recuerdo de la familia y los buenos amigos sea mayor que el vino y la pachanga.

Cada vez que se cante en las posadas y se rompa una piñata, sin importar la edad, se vuelve nuevamente a ser niño. Disfrutemos al máximo el periodo de posadas y que nunca muera en México esta tradición.

7 comentarios:

La Gata Coqueta dijo...

LA NOVEDAD DE ESTE MOMENTO ES LA SIGUIENTE;

EDITE HACE UN MOMENTO Y ESTOY POR ORDEN HACIENDO LAS VISITAS, LEGO A TU BLOG Y COMO SIEMPRE EMPIEZA LA MÚSICA,

HACIA UN MOMENTO QUE LLEGO EL MARIDO A PASAR LAS NAVIDADES CONMIGO PUESTO QUE AUN SIGO HOSPITALIZADA.

ME SIRVEN LA CENA, PONGO EL PC EN LA REPISA PARA INCORPORARME Y LE DIGO A ÉL; TE VOY A PONER EN ALTO LA MUSICA VERAS TE VA A GUSTAR...

SE APAGO LA TELE, SE RECOSTO EN EL SOFA MIENTRAS CENE Y TERMINE Y SIGO CON MIS COSAS Y TE MIMICE Y ESTA EMOCIANADO... ESCUCHADO Y DICIENDO ESA ES FULANITA Y ESTE CITANITO... Y NO ACIERTA UNO, PERO LE ESTA ENCANTANDO.

FELICES FIESTAS AMIGA Y QUE EL AÑO QUE VINE NO SEA PEOR QUE ESTE, MEJOR ESTOY SEGURA QUE NO VA A SER...

UN ABAZO Y HASTA PRONTO.

María Sánchez dijo...

Siempre lo diré, visitar este espacio es encontrarme con lo más bello que hay en mi país.


Un abrazo Marisel y que pases bien estas fiestas en compañía de tu familia.

María Sánchez

rosi dijo...

Si, es bueno refrescar el sentido real de la navidad... a mi me encanta venir a este espacio a ver qué novedades hay y a escuchar la musica. Un abrazo y que te la estés pasando lindo... rosi

La Gata Coqueta dijo...

Las costumbres y raices jamas se deben perder o al menos saberlas aunque no se puedan practicar, yo por lo menos no sabia lo de las piñatas y posadas de estas fechas y el motivo por el cual se celebran y cual su arraigo tan ancestral.

Te deseo que este próximo año te colme de buenas espeanzas como tu te mereces.

Un besazo amiga Marisel y hasta el año que viene aunque sea un poco largo...

RosaMaría dijo...

Hermosas costumbres, me encanta la reseña que hacés de las mismas. Un hermoso año lleno de alegrías y amor para vos.
Abrazote.

Marina-Emer dijo...

Mi querida Marisel:que preciosisimo relato de las costumbres que han ido poco a poco cambiando en esa tu hermosa tierra que es curioso que Dios ya me hacía quererla desde jovencita y bien Él sabe que a tí y a tu familia os adoro,os quieri Marisel,tengo lagrimas al escribir y oir esa linda musica.
Besos
Marina

La Gata Coqueta dijo...

Un saludo y me voy, espero que te encuentres bien.

Un abrazo.